Once de Noviembre

Reproduzco este texto publicado en el año 2010 en el periódico ‘Ciudad Lineal’ porque habla de un hecho que caló en mi vida, y porque esa persona se merece, hoy y siempre, mi recuerdo. 

“Suena el despertador pero antes de que eso pase llevo ya un tiempo desvelado. Pasan unos minutos de las ocho de la mañana. Siento que es un día raro. Levanto la persiana y las aceras están mojadas, los restos de la lluvia son visibles también en los coches. Las gotas caen por mi cuerpo, estoy en la ducha. Desayuno mientras escucho las primeras noticias en el televisor, pero hoy el ritual de cada mañana finaliza antes de tiempo. Decido revisar el correo electrónico antes de ir al trabajo y mirar alguna página web en Internet. Un sentimiento extraño recorre mi cuerpo. Es como si sintiera ganas de no salir a la calle ¿será una intuición? Vuelvo a estar frente al ordenador, ya en el trabajo, los dígitos del lateral derecho de la pantalla marcan más de las diez y media. Suena mi teléfono móvil. Escucho la trágica noticia que hace unos meses ni siquiera hubiera imaginado pero que en los últimos días ya esperaba. Aun así es como si hubiera caído al vacío. Me derrumbo.

DESPERTADOR

La enfermedad del siglo XXI, el cáncer, acaba de arrebatar la vida de alguien muy querido, alguien con mucha vida aun por delante. Cada día se detectan 44 casos de cáncer de mama, unos 20.000 al año en España. Y a pesar de todo ello entre un 90 y un 95% de los casos se curan. Pero la moneda ya estaba lanzada al aire, el juego de la probabilidad quiso que estuvieras en ese otro porcentaje. Tras el bloqueo inicial y el miedo, llegó la intensa lucha por la supervivencia con toda la celeridad posible: extirpación, radio, quimio…. Una batalla árdua y con muchos efectos colaterales que llevaste con el ímpetu de siempre, y siendo un ejemplo para todos. Faltaban pocos metros para llegar a la meta, el tratamiento estaba casi finalizado, pero la enfermedad sin saberlo corría más rápido.

 cancer-de-mama

De repente llegó el día en que no hubo más que hacer, ni medicamentos ni terapias, y en cambio tú no tiraste la toalla ni un sólo día. Aunque estoy convencido de que a veces sentías cómo el final llegaba. Y llegó ese día, once de noviembre. Tu corazón dejó de latir pero tú seguirás siempre entre nosotros. Los recuerdos harán que sigas viviendo aunque muchas cosas ya no serán igual. Recuerdo esas reuniones familiares, recuerdo esos días de playa, esos 6 de enero, esos bailes en comuniones, la vez que casi destrozo tu coche, y tantas y tantas historias que el tiempo nunca se llevará. Permanecerán imborrables en mi memoria al igual que tu fuerza y coraje. Un coraje que escasea en muchos, y que otros quisiéramos tener. Sé que estés donde estés velarás por nosotros, por todos los que te rodeábamos. Ahora toca continuar la vida, encajarla tras este duro golpe, pero teniendo en cuenta más que nunca esa vieja frase latina de Carpe diem. Hay que aprovechar el día, el momento, no malgastarlo y disfrutar todo lo posible. Quizá todo esto haya servido para reflexionar un poquito, y echar el freno de mano a ese día a día agitado que llevamos en esta sociedad, para mirar a las alturas. Tu luminiscencia seguro que aparecerá en algún cielo nocturno para fascinar como aurora boreal. Como uno de esos fenómenos que dejan una variedad mágica de colores en el horizonte, y que los esquimales decían que era un sendero hacia regiones celestiales. Una región en la que seguro que tú habitas y en la que no hay despertadores ni tristes onces de noviembre.

  2 comments for “Once de Noviembre

  1. 03/25/2015 at 2:33 pm

    Buenisimo post. Gracias por compartirlo…Espero màs…

    Saludos

    [url=http://www.palaciodevillabona.com/menu-comuniones-asturias.html]celebracion de congresos en asturias[/url]

  2. 04/02/2015 at 12:02 pm

    Hace poco he comenzado un web, la información de tu blogg me proporciona mucha ayuda. Gracias por todo tu tiempo y trabajo.

    Saludos

    [url=http://www.palaciodevillabona.com/eventos-asturias.html]restaurante eventos empresa[/url]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *