Mi Carta a los Reyes Magos

Queridos Reyes Magos hoy es una de esas noches que antaño no podía dormir, aunque siempre me costó conciliar el sueño, en días como hoy las vueltas en la cama se hacían interminables. Escuchaba ruidos de vuestro caminar, os sentía cerca, y los nervios se apoderaban de mi. Después de ver la cabalgata con mis abuelos y una cena especial en familia preparaba todo el ritual: algo de turrón y sidra achampañada para ustedes, y un poquito de agua para vuestros camellos, y es que hay que ser agradecido. Después a la cama para cumplir con la tradición, y despertarme pronto e ir corriendo por el pasillo hasta el salón donde estaba el árbol de Navidad en el que había colocado mi zapatilla. De las cosas que más ilusión me hacían eran los playmobil, nunca faltaban en mi misiva. Hoy no he tenido ni ganas de dejar colocada la zapatilla porque lo que más deseo sé que no me lo podréis dejar, aunque por qué no soñar que en este 2015 encuentre gracias a vuestra ayuda encuentre una oportunidad profesional, no hace falta que mañana cuando despierte me lo hayáis dejado pero espero que me hagáis un poquito de caso.

REYES MAGOS EN GIJÓN

El Rey Gaspar saluda tras descender del helicoptero que les dejó en la playa de San Lorenzo de Gijon. FOTO: EFE/Alberto Morante.

Cuando era pequeño un mes antes, siempre os redactaba con esmero y buena letra una carta que solía hacer yo mismo convencido de que en un tiempo considerable la recibirías y os pondrías a trabajar para hacer mis sueños realidad. Con los años uno crece y va perdiendo las costumbres, son cosas de niños -pensamos-. ¿Pero por qué no mantener esa fe ciega e ilusión? En el fondo por mucho que lo ocultemos todos llevamos un niño dentro y cada mañana del 5 de enero buscamos entre nuestra memoria esos recuerdos. Entonces he pensado que no sólo los niños tienen derecho a ponerse en contacto con sus Majestades de Oriente, y aunque ya sea un poco tarde y quizás no os de tiempo pero voy a aprovechar para escribiros y hacer balance, de ahí también la importancia de la carta a los Reyes Magos. Este año he sido bueno, pero no del todo, así que quizás me merezca un poco de carbón. A poder ser un vale entero de Hunosa como siempre dije. Quizás no haya sido bueno porque en ocasiones no presté a mis padres, hermana o amigos la atención que necesitaban y les agobié con mis problemas, obviando que ellos también los tienen. También me encerré en mi habitación en pijama para no acudir a sitios u obviar la realidad. En ocasiones, incluso olvidé lo importante que era sonreír y de valorar lo que tenía en vez de quejarme por aquello que me faltaba, pero es que incluso llegué a olvidarme de mi mismo. Pero también he mejorado mucho, me he conocido más a mí mismo, he pulido mis defectos y he aprendido a superar problemas y adversidades de la vida a la vez que he intentado ser mejor. Así que pienso que me merezco un poco de lo que os pido.

10917447_10153021088912658_8526129387525524336_n

Os estaría también muy agradecido, si no es mucha molestia, me dejaran un poco de amor. Se lo pido a Baltasar, mi favorito. FOTO: EL COMERCIO/Jorge Peteiro.

Quizás mi petición sea difícil de atender pero además me gustaría que la crisis que vivimos desde hace años os la llevarais en vuestro viaje de vuelta, y con ella a algunos políticos y corruptos. También podéis subir a vuestras alforjas algunas leyes absurdas que parecen dar la espalda a la calle. A cambio ya sabéis tenéis que dejarnos a todo el mundo toneladas de tolerancia, serenidad, esperanza y sonrisas, ya sé que es una difícil tarea pero en este mundo estamos cada vez más necesitados. Quizás baste con que nunca falte a nadie un buen abrazo o un verdadero halago, al menos esa es la moraleja del anuncio de Ikea.

Os estaría también muy agradecido, si no es mucha molestia, me dejaran un poco de amor. Se lo pido a Baltasar, mi favorito. Aunque puede que ya lo esté encontrando, me vendría bien. Y ya puestos también añadiría a mi carta de Reyes mi perfume favorito, algo de ropa como esa trenca que tanto me gusta, y un gran revoltijo no sólo de golosinas sino también lleno de ilusiones y de experiencias por vivir. Si no podéis traérmelo todo me conformaré con un poquito y si tenéis que suprimir algo ya sabéis, los regalos materiales, que en dos días llegan las rebajas.

gijon-cabalgata--647x321

Por qué no soñar que en este 2015 encuentre gracias a vuestra ayuda encuentre una oportunidad profesional, no hace falta que mañana cuando despierte me lo hayáis dejado pero espero que me hagáis un poquito de caso. FOTO: EL COMERCIO/Jorge Peteiro.

Y me despido de ustedes agradecido de todo lo que me habéis dejado a lo largo de estos años y os pido perdón por haber olvidado escribiros mi carta de Reyes hace ya más de una década y media. Espero que eso no os haya enfadado, como dicen nunca es tarde si la dicha es buena. Así que os deseo un viaje de regreso estupendo y que a pesar del cansancio de estos días hayáis podido pasar por todos los rincones. Ahora me voy a acostar, que ya son horas, y no quiero que eso os impida hacer parada en mi hogar.

 Muy atentamente, Max.

carta-reyes-magos_thumb[4]

No sólo los niños tienen derecho a ponerse en contacto con sus Majestades de Oriente y aunque sea un poco tarde con esto de Internet hoy las cartas llegan muchos más rápido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *