Ese sentimiento llamado amor

Uno nunca se termina de conocer, ni hasta dónde puede llegar. Hay ocasiones que los límites no existen. Cruzas todas las barreras, casi sin darte cuenta, y remas a contracorriente tan rápido que no tienes casi ni tiempo para digerir las sensaciones que todo ello te produce. Cuando eso pasa es que algo ha entrado en tu corazón, como si de un hechizo mágico se tratase. No habrá nadie ni nada que te impida hacer lo que deseas, por mucho que te digan o por muchos reveses que vivas. Tomas decisiones casi sin analizar, pero al ritmo de un corazón que late a mil por hora y que te produce esa adrenalina que hace que tu órgano vital nunca se enfríe. Sí, estás enamorado. ¡Oh! Quizás hacía mucho tiempo, o es la primera vez que te enfrentas a este sentimiento y no sabes muy bien cómo afrontarlo. Puede que aunque tengas una edad no hayas madurado o vivido lo suficiente, o simplemente cada historia es diferente porque todos los seres humanos lo somos e incluso actuamos de distinta forma a base del aprendizaje. Jorge Bucay dice que “enamorarse es amar las coincidencias y amar es enamorarse de las diferencias”.

globos

Dicen que ningún mar en calma hizo experto a un marinero así que prepárate para las tempestades, que como es lógico las habrá, porque como dijo Alejandro Dumas “la vida es tan incierta que la felicidad debe aprovecharse en el momento en que se presenta”.  Vive, disfruza, haz locuras… pero intenta que el sentimiento no te arrastre a la corriente y acabes perdido en un océano en el que no te sirven tus remos, y necesites una buena embarcación. ¿Y cómo la construyes? Pues empezando por tí mismo, sabiendo que tu tienes el mando y el timón para decidir sobre tu vida y que aunque no siempre podamos elegir las canciones que escuchamos cuando salimos de fiesta, siempre podremos elegir cómo bailarlas. Tampoco es cuestión de ponerse a planificar estrategias ni elaborar algoritmos matemáticos, no hay que olvidar que no puedes perder momentos increíbles. Siéntete afortunado, siéntete tú, siéntete happy porque lo único imposible es aquello que no intentas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *