BIO

Nací un primero de mes de un frío marzo un año después de que España celebrase el Mundial de Fútbol. Desde pequeño las letras me apasionaron, juntarlas sobre todo, y aún conservo el libro con el que me enseñaron a leer, justo al lado de una cocina decarbón, en tardes lluviosas. Quizás por ello la meteorología no me incomoda y mi carácter se aleje del color oscuro del mineral que abunda en el corazón de mi tierra. Siempre he soñado mucho y la lectura me transportaba a otros lugares mientras que yo crecía, y más de un profesor incentivaba mis quimeras periodísticas.

Poco después de que las Torres Gemelas se cayeran y el mundo se tambaleara entré en la Facultad de Periodismo de la Universidad Pontificia de Salamanca. Fueron cinco años magníficos en los que por primera vez pisé distintos medios de comunicaciónTribuna Universitaria, Cadena SER, LOCALIA y La Voz de Asturias.

FOTO2

En 2006 dejé la redacción del periódico y comencé una nueva etapa en la Radio Televisión del Principado de Asturias (RTPA). Primero en un magazine y luego en los informativos, TPA Noticias, a los que está marcada mi trayectoria profesional.  En mi corta carrera he intentado dar voz a los ciudadanos, he cubierto temas locales, guerras de pastos o campeonatos de pinchos regionales; inauguraciones colosales o temporales de frío y nieve a la vez que contaba información nacional e internacional. Además de lidiar con políticos he teniendo la suerte de entrevistar a personajes reconocidos de las letras, el cine, la música… y también a algún que otro famoso.

Ahora sigo inmerso en el mundo de la comunicación, descubriendo el potencial que le puede aportar al 2.0 un periodista, y todos los entresijos que hacen que las redes sociales sean mucho más que un entretenimiento. Por eso digo que estoy en el ‘proceso de las erres’. Es decir, reciclándome, reiniciando, reforzando, redescubriendo, reflexionando, retándome  y  remando para poner en marcha mi propio proyecto destinado a pymes, Trenta Comunicación. Pero ante todo sigo  sin perder las ganas de continuar acercándome a los problemas, a lo que ocurre, porque soy  un contador de historias y testador de la calle.