Mafalda: mucho más que una tira cómica

Podría decir que Mafalda se ha puesto de moda, y que este año los jugueteros de cara a Navidad ya están confeccionando una muñeca basada en la sabionda niña argentina. Ni tampoco me parecería extraño que cualquier periódico aproveche para regalar o vender unas tazas con sus viñetas, ahí se lo dejo caer a La Nueva España y El Comercio. Y es que hay que aprovechar el tirón del Premio Príncipe de Asturias de Comunicación. Merchandising nunca ha faltado para difundir su particular y ácida visión del mundo y de la vida: calendarios, agendas, carpetas, libretas, plumieres, bolsas para la comida… Y no es para menos, Mafalda es una auténtica heroína mundial, que se ha traducido a 30 idiomas y se ha llevado tanto al cine como a la tele. Quién se lo iba a decir a su creador, Joaquín Salvador Lavado “Quino”, que la dibujó para una de sus tiras cómicas por primera vez hace ahora 50 años. Entonces, Mafalda no es cuestión de moda sino un personaje atemporal a pesar de que se dibujó por última vez en 1973. Sus historias siguen vigentes, y sus ojos de niña inconformista y preguntona que sirvieron para reflejar el mundo de los adultos del ayer siguen siendo válidos para ver el mundo de los adultos de hoy. Quino, que vino a Asturias a recoger su Premio Príncipe visiblemente emocionado y algo cansado, no ha dejado escapar la situación para dejar claro que Mafalda puede ser un antídoto contra un mundo de corruptos para el que no parece haber solución.

images (3)

No me extrañaría ver periódicos que regalaran o vendieran tazas con las tiras de Mafalda.

bolsa-escolar-tote-de-mafalda-chenson-mn4-11281-MLM20041734483_022014-F

Hay que aprovechar el tirón del Premio Príncipe de Asturias de Comunicación. Merchandising nunca ha faltado para difundir su particular y ácida visión del mundo y de la vida.

Pero lo increíble es que hasta en la cola del supermercado o en la peluquería he podido escuchar conversaciones en torno a la popular Mafalda. Abuelas diciendo que van a comprar un libro para su nieta, o jovencitas que a la vez que compran su botellón para el finde hablan de cómo ellas soñaban un mundo mejor al igual que el personaje creado por Quino. Parece que sus seguidores han salido de debajo de las piedras, sí, de repente. Ahora queda bien decir que soy “mafaldólogo”, vamos fan. Y hasta han instalado una estatua en pleno Campo San Francisco de Oviedo, que en momentos del día uno tiene hasta que esperar para hacerse un retrato. Eso sí, todos queremos la foto con nuestra pesimista favorita, porque Mafalda ya es asturiana.

mafalda-6

mafalda-80216

Y yo no lo puedo callar, lo tengo que decir, pero las primeras veces que la leí no entendía por qué a Mafalda no le gustaba la sopa… ya con unos años más comprendí toda la carga que había detrás de sus tiras cómicas. Por ese mismo motivo no entiendo como políticos como Francisco Álvarez Cascos han manifestado estos días ser seguidores de Mafalda. ¡¡Sí, como lo oyen!! Para que luego se hayan asustado cuando Pedro Sánchez, el nuevo líder del PSOE, llamó a Sálvame intentando sacar tajada. ¿Quizás Álvarez Cascos se veía de niño reflejado en alguno de los amigos de la protagonista? Perdonen mis divagaciones, pero es como si Yola Berrocal dice que tiene toda la colección de Mafalda en su casa, me extrañaría. Creo que a sus seguidores más incondicionales estas declaraciones no habrán gustado demasiado, al igual que para ciertos de ellos, el hecho de que Quino no haya rechazado el galardón.

Mafalda

Y ya que Mafalda está en todos los lados, aprovecho para intentar ahondar en la importancia de sus palabras, ya que la pequeña de 6 años se atrevía a decir con una mezcla de humor, ternura e inocencia aquello que toda la sociedad, o al menos una gran parte, pensaba en la Argentina de los años 60. Es impresionante como en una simple viñeta se abordan temas difíciles y abstractos de los que aún a día hoy podemos aprender: la distribución de la riqueza mundial, la inoperancia de la burocracia, las aspiraciones de las clases populares, la importancia de la cultura y la educación…

mafalda3

Su legado es muy amplio, sirve para despertar conciencias, pero también para afrontar o cuestionar casi cualquier cosa de la vida, sólo hay que diseccionar sus frases. Porque Mafalda también toca aspectos más humanos, cotidianos y psicológicos como la envidia, el egoísmo, las relaciones familiares, la amistad… Reflexiones que no llegan sólo a través de Mafalda sino con el resto de los personajes de la tira cómica.

ComprensionyrespetoMAFALDA

El contrapunto a Mafalda lo pone su familia, incapaz de darle respuestas, y especialmente su madre por acomodarse como ama de casa, y su padre al que le basta un poco de cariño para mostrar positividad en un mundo negativo. Sus amigos también tienen suma importancia por el rol que adoptan: Felipe (idealista y fantasioso), Manolito (avaricioso, bruto, exagerado), Susanita (superficial, cínica y egoísta), y tampoco hay que olvidar otra figura, la de su hermano Guille (incorformista y rebelde). Si analizamos los pensamientos de la propia Mafalda podemos detectar como se preocupa en exceso por lo que aún no ha sucedido, e incluso que arrastra a sus amigos con sus pensamientos, pero ella encuentra una forma para salir de sus miedos. Una fórmula con la que quiere quitar el miedo también a sus amigos y al mundo. Porque Mafalda cuando se propone algo, lo logra, y quién sabe si lo hará siguiendo este particular método que a todos puede servirnos de gran ayuda ante cualquier reto.

4229ed3f55ff7b0b077ca5d296f34d93

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *